ronaldo

Cristiano Ronaldo y su estilo

1 Flares 1 Flares ×

Cristiano Ronaldo, flamante nuevo fichaje del Real Madrid por 96 millones de euros, es actualmente el futbolista más mediático y el más venerado en cuanto al estilo se refiere. Ellas dicen de él que si es muy guapo, que si está bueno y no sé qué más…ellos se fijan en sus cortes de pelo y en sus atuendos cuando se le ve fuera del terreno de juego. Parece que a todo el mundo le gusta este portugués.

Bien, pues, ¿os confieso un secreto? Acercaos, que no lo oiga nadie, ¿preparados?¿sí? Cristiano Ronaldo es un garrulo de tres pares de narices.

Pero vamos a ver, por favor, cómo se puede adular a este tío refiriéndose a su estilo si es el máximo exponente de lo que toda la vida se ha conocido como un cani, un mascao, un poligonero o un mascachapas. Generalmente en sus apariciones públicas va o en traje una talla menos de la que le toca y con corbata slim (muy al estilo del Duque de Sin Tetas No Hay Paraíso, otro poligonero) o con unas camisas y polos ajustadísimos dejando ver su pechito depilado.

No se puede hablar de estilo refiriéndose a un tío que lleva más escote que las tías con las que sale. Puedes y debes desabrocharte el primer botón, el segundo si quieres ir de bohemio, pero lo de Cristiano Ronaldo no tiene nombre. Yo creo que una vez le vi el ombligo por la abertura del cuello de la camisa.

Y en la parte inferior no mejora la cosa. Al luso le gustan los jeans acampanados. Sí, ACAMPANADOS. Y no lleva pata de elefante porque por suerte o por desgracia no se extendieron a la moda masculina, si no seguro que se los ponía el tío, como un campeón. Además, que fuera imagen de Pepe Jeans no ayuda en absoluto a borrar esa imagen de cani que tiene, más bien al contrario.

Y aún queda lo mejor; el peinado. Cresta engominada, mechitas rubias, pelo corto por los laterales y largo por detrás, mullet…vamos, que a mí no me extrañaría viéndolo bailando un flamenquito y apostando en peleas de gallos. Su pelo está ya más que pasado, de hecho me lo imagino yendo a la peluquería y diciendo; “¡quillo, una crestita por arriba y larguito por detrás, que es lo que le gusta a las niñas!”.

En fin, por mucho dinero que se deje en vestuario este buen hombre, no va a pasar de macarrilla de discoteca. Ahora en España también puede probar suerte en la televisión, tanto de novio de la Yoli de Física o Química o de mejor amigo de el Jonathan de Aída. Seguro que el tío bordaba ambos papeles.