Look de hoy: De compras a Milán

Camisa de BOSS Black: Enzo. Nos vamos de compras a Milán, la cuna de la moda, así que mejor no ir hecho un dominguero. Me gusta viajar con camisa por algún motivo que desconozco, me resulta bastante cómodo. Ésta de BOSS Black en su tallaje Close Fit, ríete tú de los Custom Fit de otras marcas, es elegante y cómoda. Sus rayas prácticamente inapreciables desde lejos en blanco y celeste ratifican su elegancia. Un must have, vamos.

Vaqueros de Emporio Armani: Comfort Denim 1970s. No parecen unos vaqueros, pero lo son. Y encima son unos Sexy Fit de Armani, cómete el mundo con ellos. Vamos a Italia, pues vaqueros italianos; pitillos y duros, y por suerte o por desgracia, más bien tirando a cortos que a largos. Con bolsillo francés, cómodos a la hora de sacar cualquier cosa.

Zapatos de Tod’s: De ante azul marino. La suela gommini de Tod’s es muy cómoda, y para viajar se agradece. Podrás andar y andar por la T4 sin que tus pies se resientan. Eso sí, no te los quites en el avión por favor, perderás toda la clase y el saber estar.

Reloj de Hublot: Classic. Nada extravagante. 36 milímetros de caja de acero y oro. Elegante y no muy robusto, fácil de manejar en los innumerables controles de seguridad de cualquier aeropuerto. Además, con una camisa más bien entallada y bastante sobria también, no vas a llevar un cebollo de 44 milímetros, bestia.

Trolley de Louis Vuitton: Pégase 50. Perfecto para viajar sin facturar. Soy de los que opinan que hay que estar loco para facturar una maleta Louis Vuitton dado el poco cuidado con el que tratan las maletas los simpáticos operarios de aeropuerto, para los que siempre tendré bonitas palabras. Yo no me separo de mi maleta ni aunque me apunten con un arma. El trolley es de lona Damier, se nota que es Louis Vuitton por suerte o por desgracia, pero no es tan exagerada como la lona Monogram.

Cartera de Gucci: Aeropuertos y personal generalmente no muy solvente, conclusión: vas a sacar la cartera 500 veces. Mejor llevar una con estilo entonces, ¿no? El estampado de Gucci siempre me ha resultado simpático, también el Damier de Louis Vuitton, pero llevar la cartera a juego con el trolley me parece excesivamente puntilloso, qué quieres que te diga. Además, todo lo que has sacado la cartera en el aeropuerto, lo vas a volver a sacar una vez en Milán para dejar las Visas en carne viva, ¿me equivoco?

Te puede interesar

Suscríbete

Suscríbete a nuestra web y recibe en tu email todas nuestras noticias. Además, como suscriptor podrás enterarte y participar en nuestros concursos.
  • RC

    Cambiaría los loafers por los azul marino de Italian independant, el resto del cojunto “sobriamentre”, perfecto