Martin Miller's

Martin Miller’s nos presenta “El gin Tonic perfecto”

40 Flares 40 Flares ×

Hoy en día que las ginebras están tan de moda, que salen hasta de debajo de las piedras, me apetecía hacer una mención especial a Martin Miller’s, ya que el otro día estuvimos en una cata online (si, por raro que suene) conociendo los secretos de esta ginebra y degustando, de la mano de Eduardo Barrios, -embajador de la marca de Martin Miller’s-, “El Gin Tonic Perfecto”. Me considero muy fan de las ginebras, me gustan de todo tipo: afrutadas, muy secas, aromáticas, etc.. la verdad que el truco está en saber mezclar la ginebra con los elementos que mejor le vayan tanto a la ginebra como a la tónica.

Dentro de los tipos de ginebras que existen, Martin Miller’s es una London Dry, que es una ginebra no edulcorada, seca, a menudo aromática y obviamente, como el nombre indica, de producción británica, como la gran mayoría del mercado.

Martin Miller’s se destila tradicionalmente, por fases, con la particularidad de que cuenta con la pureza del agua de los manantiales de Islandia (posiblemente una de las aguas más puras del mundo), cuando casi todas las London Dry utilizan manantiales británicos. Recordar que la pureza del agua es esencial para una buena ginebra.

La receta de Martin Miller’s consta de 8 ingredientes: bayas de enebro de la Toscana, corteza de cassia, corteza de canela, cilantro, ralladura de limón, raíz de regaliz, nuez moscada y cáscara de naranja amarga.

Es curioso que mucha gente no conozca todavía esta ginebra cuando fue la primera ginebra denominada “Premium” que se lanzó al mercado y la que más galardones Spirits tiene en su haber.

Y ahora que os he contado este rollo, vamos a lo práctico, lo que pudimos aprender en la cata sobre cómo preparar el “Gin Tonic Perfecto”.

Ingredientes

  • Ginebra Martin Miller’s
  • Tónica Schweppes (o una Schweppes premium como Azahar and Lavanda)
  • Bayas de enebro
  • Lima
  • Hielo (cuanto más grande mejor)

No te olvides

Mantener la tónica y la botella de Martin Miller’s en el frigorifico, es esencial que la ginebra tenga una buena temperatura en frío. Tampoco te olvides de la cucharilla trenzada y el pelador, te puede parecer una chorrada pero si quieres preparar una buena ginebra son imprescindibles.

Preparación

Rellena bien la copa de balón de hielos, hasta arriba, incluso que sobresalgan los picos de los hielos por la copa (medida común: 6 bloques macizos). Antes de nada lo que debemos hacer es enfriar bien la copa removiendo bien los hielos hasta que notamos que la copa se enfría mucho.

Una vez que tenemos la copa bien fría, si los hielos han soltado liquido (no tiene porque, depende de la calidad del hielo) retiramos ese agüilla. Acto seguido, servimos la ginebra (no demasiada cantidad, si nos pasamos de ginebra, por mucho que nos guste cargada, estaremos provocando un efecto demasiado de alcohol y la digestión y el gusto del Gin Tonic será peor). La cantidad perfecta es 1/4 de Ginebra y 3/4 de Tónica.

Una vez servida la ginebra, colocamos 3 bayas de enebro presionándolas un poquito, sin romperlas, y, con el pelador, colocamos un twist de lima. Entonces, servimos la tónica usando la cucharilla trenzada, imprescindible para que la tónica no pierda gas. La clave es que mientras te tomes la copa sigas viendo burbujitas de gas en la copa hasta al menos 15-20 minutos después, eso significa que la tónica no ha perdido el carbónico (gas).

Lo ideal es, con esta combinación, dejar “macerar” durante al menos 30 segundos sin remover absolutamente nada, así los elementos se combinarán creando “el gin tonic perfecto”.

Recuerda beber con moderación.